Categorías
Escritos de Amigas de Feministas Lúcidas

Las mujeres estamos de luto. Por Ilse Barahona Michel

Al amanecer del domingo, mi cuerpo ha registrado un frío estremecimiento, me he sentido por un momento sin aire al ver la miseria de los hombres en su forma más desencarnada: la guerra.

Los medios y la gente hablan de un bando y del otro, quién tiene más “derecho” o no a defenderse, en cambio en todas las imágenes hay algo en común, el dolor en los rostros de todas las mujeres, de un bando y del otro. Es cuando inmediatamente pienso en todas las madres, en todas las abuelas, en todas las hermanas, en todas las amigas y todas tienen algo en común, el que ninguna estaría dispuesta jamás a entregar a su criatura amada “para servir a la patria”. Los bandos llaman a nuestras criaturas a “defender la patria”, les llenan de discursos inflados y del odio al enemigo; la patria en cambio, no le ofrece un intercambio justo, le paga con miseria y con muerte.

Las mujeres tampoco elegimos ser neutrales ni mucho menos imparciales, estamos a favor de la vida; cada víctima de guerra, cada criatura que vive y experimenta barbarie es criatura y obra de una mujer, por eso a las mujeres nos duelen todas las muertes.

Tampoco tenemos bandos, porque sabemos que para los bandos nuestros cuerpos son botín de guerra, los bandos violan a nuestras hermanas como arma milenaria, quebrar nuestra psique, hacer añicos nuestras existencias, matarnos en vida; no puedo sacar de mi mente a esa mujer en Gaza que se tiraba al piso de dolor e impotencia, rasgando el espacio con alaridos de indignación que nadie escucha.

La necrofilia de los hombres en su máxima expresión, con venia de Occidente, ha venido a reinar con nosotras en estos días, está sucediendo frente a nuestros ojos y a nuestros espíritus una gran afrenta a la Madre, con el apoyo de altos gobernantes de Estados que se dan la mano, se expresan apoyo mutuo, acuerdan sus pactos macabros con armas.

En estos días de oscuridad, a la que parece suceder más oscuridad y llanto, expreso mi amor absoluto a mi madre, a mi hija, a mis maestras; porque amor con amor ilumina y es esa misma luz que mando a todas las mujeres que están resistiendo la devastación y la inmundicia.

Con amor,

Lima, 13 de octubre de 2023

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *